La técnica AMFE o Análisis Modal de Fallos y Efectos

A la hora de utilizar la técnica AMFE, o Análisis Modal de Fallos y Efectos, hay que tener en cuenta una serie de aspectos para que los resultados que aporte sean válidos, su utilización sea productiva y no se vea marcada por múltiples dificultades.

SECCIÓN

6 2405 38

Por Ana Rojo |24 septiembre, 2014 |Imprimir

La técnica AMFE, Análisis Modal de Fallos y Efectos, se define como una técnica de calidad avanzada que se utiliza para detectar y prevenir los posibles fallos en la etapa de diseño del producto y/o servicio que pueden repercutir negativamente en la etapa o fase de producción o en su posterior utilización.

Debemos decir que aunque esta es su aplicación más habitual también puede ser utilizado con cualquier proceso y, de forma general, con cualquier elemento que sea diseñado de antemano.

En este post vamos a explicar brevemente cuales son los factores esenciales que utiliza el Análisis Modal de Fallos y Efectos, AMFE, así como las consideraciones que debemos tener presentes para que sea eficaz y aporte conclusiones útiles y válidas.

Los tres factores esenciales utilizados por la técnica AMFE.

Los tres factores claves de la técnica AMFE, Análisis Modal de Fallos y Efectos, son: ocurrencia, gravedad y detectabilidad.
La técnica AMFE o Análisis Modal de Fallos y Efectos

El uso de la técnica AMFE, Análisis Modal de Fallos y Efectos, es esencial para la calidad ya que permite detectar y prevenir los fallos y los efectos de estos.

En artículos anteriores ya hemos hablado de otras herramientas de calidad, como el diagrama de Ishikawa, el diagrama de flujo o el análisis DAFO, sin embargo ahora nos toca hablar de otra herramienta que también es sumamente importante para la correcta ejecución y evolución de los sistemas de gestión como es el Análisis Modal de Fallos y Efectos.

Esta técnica se caracteriza por utilizar una metodología de trabajo en grupo estricta para realizar una evaluación de un sistema, un diseño, un servicio y/o un proceso en relación con las formas en las que, como su nombre indica, ocurren los fallos.

De esta manera, en cada fallo se realiza una estimación del efecto provocado por él en todo el sistema y se revisan las medidas que han sido planificadas para poder minimizar la probabilidad de que se produzca el fallo o, por lo menos, disminuir su repercusión en el caso de producirse.

La técnica AMFE se sustenta sobre tres factores claves que van a permitir que se identifique con claridad un determinado fallo que se va a evaluar. Estos son los siguientes:

  1. La frecuencia en la que ocurre el fallo, es decir, la ocurrencia.
  2. Las repercusiones y el grado de seriedad que este fallo ha provocado en el sistema, es decir, la gravedad.
  3. Y la facilidad o dificultad con la que es posible detectar el fallo, es decir, la detectabilidad.

Estos tres factores van a determinar e incidir en el Análisis Modal de Fallos y Efectos ya que se tratan de las bases sobre las que se concentra la evaluación del fallo.

A lo largo de toda esta explicación más o menos teórica de la técnica AMFE hemos podido observar como esta herramienta se basa en una lógica aplastante, es decir, debemos evaluar el fallo o error producido para saber cómo se produce y cuáles son sus repercusiones cuando se produce, para que, con todo este conocimiento, podamos determinar cómo debemos minimizar o eliminar la posibilidad que se vuelva a producir este error o, en el caso de no poder realizar esto, minimizar la repercusión que este fallo puede tener sobre el sistema.

Infografía técnica AMFESin embargo, estamos olvidando un factor muy importante, y el cual suele representar las mayores dificultades o aportar la mayor complejidad a la hora de emplear esta técnica: el propio fallo o problema analizado. Es decir, hablamos de evaluar el fallo como algo normal y fácil, sin embargo, a la hora de realizar esta actividad nos encontramos con que hay que tener en cuenta la complejidad del problema que vamos a analizar ya que este hecho va a afectar de forma muy directa a la complicación con la que se enfrente emplear la técnica AMFE.

A la hora de determinar la complejidad de un fallo debemos tener en cuenta factores como el hecho de la existencia de un riesgo para la seguridad de los trabajadores o de las personas a nivel general, el coste que supone la paralización de la empresa por el fallo, los problemas que pueden existir para acceder al fallo o la existencia o no de un plan de reparaciones de los efectos que ha podido provocar este error.

Consideraciones a tener en cuenta de forma previa a la utilización de la técnica AMFE.

A la hora de plantearse utilizar la técnica de Análisis Modal de Fallos y Efectos o AMFE es recomendable que no olvidemos tener en cuenta una serie de consideraciones que van a ayudar a que esta herramienta sea de utilidad y aporte toda la relevancia y validez por la que se caracteriza, permitiendo que podamos minimizar el fallo o error o disminuir la repercusión que este tiene sobre el sistema. De esta forma, algunas de estas consideraciones son las siguientes:

  • Hay que tener muy claro que no todos los problemas son iguales y, de la misma forma, no todos tienen la misma importancia. Por esta razón, se debe realizar una preselección para que la técnica AMFE nos aporte una categorización de esta selección. De otra forma, la herramienta pierde mucha de su utilidad al ampliar de forma excesiva el campo de estudio y diversificando las causas y efectos a tener en cuenta.
  • Se debe conocer, en un sentido amplio, al cliente para poder establecer de forma válida y veraz las consecuencias del fallo o error que se estudia.
  • De la misma forma que con el punto anterior, para poder realizar un análisis en profundidad debemos conocer la función a la que se destina el elemento que puede fallar y sobre el que se realiza el analisis.
  • Hay que adoptar una orientación a la prevención, ya que el Análisis Modal de Fallos y Efectos (AMFE) tiene como principal objetivo la detección de las causas que provocan el fallo y error antes de que se produzcan para poder establecer las medidas adecuadas para evitar que vuelvan a ocurrir.

Podemos concluir que la técnica AMFE es de gran utilidad pero, como con todas las herramientas, se deben de tener en cuenta una serie de puntos para que sea de verdad útil y aporte información veraz y que alcance el objetivo que tiene marcado. De nada sirve empezar a aplicar una herramienta sin conocerla en profundidad y, de la misma forma, resulta contraproducente no tener en cuenta una serie de medidas previas para comenzar a emplear la técnica si queremos que de verdad no solo sea una herramienta con un nombre raro y exótico, sino que sea un factor que aporte valor y repercuta de forma positiva en la eficacia y eficiencia del sistema y, por extensión, de toda la empresa.

 Herramientas y gestión

Ya disponible el Ebook gratuito

ISO 9001:2015 los ejes de la revisión

Artículo de SBQ Consultores ► https://www.sbqconsultores.es/la-tecnica-amfe-o-analisis-modal-de-fallos-y-efectos/

Hay 6 Comentarios.

Los comentarios que contengan palabras oscenas, vejatorias o insultos no se publicarán.

  • Coria, Edfgardo Raul

    El AMFE me fue de utilidad durante los años que trabaje en autopartes y se debe tener siempre actualizado, pues cuando se comienza a fabricar una pieza ya se ha analizado todas las contras y podes estudiar los tiempos para fabricar la misma y al surgir algo que no figuraba hay que agregarlo y también su solución, para que este contemplado en la próxima partida

    • SBQ Consultores

      Gracias por tu comentario!

  • jose hernandez

    Que interesante este aporte. Esta es una herramienta que permite desarrollar un plan de acciones preventiva más eficiente, desde la óptica de servicio y producción.

    • SBQ Consultores

      Gracias por tu comentario Jose Hernandez. Como indicas, es una herramienta muy útil para desarrollar acciones preventivas y además se puede aplicar a cualquier proceso y, de forma general, a cualquier elemento que precise una etapa de diseño. Un saludo!

  • Coria, Edfgardo Raul

    Estoy de acuerdo que es una herramienta preventiva y correctiva para cualquier tipo de proceso

    • SBQ Consultores

      Gracias de nuevo por tu comentario Edfgardo!

Deja un comentario

Campos necesarios* - Al publicar el comentario declaras haber leído y aceptas nuestra Política de Privacidad

*